Mitología hinduista

Tres divinidades hindúes



Brahma

El supremo creador del universo para los hindúes es el dios Brahma, que puede habitar tanto en los seres vivos como en los objetos inanimados. De este dios se derivan otros dos dioses hindúes, llamados Deva y Devi, los cuales representan uno o varios aspectos suyos.

Así, Brahma es el creador y el primero de los dioses hindúes, el responsable de haber creado todo lo conocido por el hombre. Simboliza una fuente de sabiduría y representa la inteligencia.

En las imágenes es representado con cuatro caras, que indican su gran capacidad de conocimiento, y cuatro manos en señal de los diversos aspectos de la personalidad humana: mente, intelecto, ego y conciencia.

Vishnu

Vishnu, el Preservador, es uno de los Dioses hindúes más estéticamente bellos y apreciados por la comunidad hinduista. Es el Preservador en vistas de que simboliza el orden, la paz, y el amor universal. Su propósito es, justamente, mantener estos valores en el mundo y por eso motiva a sus fieles a ser personas compasivas y amables con sus iguales. Esta deidad suele ser representada con la piel de color azul y con cuatro brazos. Sostiene en sus manos elementos como una flor de loto y una concha en la izquierda y una maza y un disco en la derecha.

Después de Brahma, Vishnu resulta ser el segundo de los dioses hindúes de la trilogía principal, y Shiva es la tercera deidad.

Shiva

Shiva es la tercera deidad en la trinidad de los Dioses hindúes, conocido como El Destructor.

Representa el otro lado del Universo con respecto a Vishnu. Uno es el principio de la vida, el otro es el final. Pero el final visto como la posibilidad de que todo surja nuevamente, para que haya vida también debe existir la muerte. Así es como debe ser entendido en la filosofía hinduísta, como una energía positiva para el equilibrio del universo.

Shiva también es reconocido como el Dios de la Danza, arte que para los hindúes posee gran significado religioso y espiritual. La serpiente alrededor de su cuello simboliza energía de vida. Tiene 19 reencarnaciones.

Ganesha

Ganesha es un dios del panteón hindú con cuerpo humano y cabeza de elefante, hijo de los dioses Shiva y Parvati. Es una de las deidades más conocidas y adoradas en la India, por ser removedor de obstáculos, patrono de las artes, de las ciencias y señor de la abundancia. Se lo invoca también como patrono de las escrituras durante la lectura de textos sagrados.

Su nombre significa "señor" (īśa) de los gana, grupo de seres semidivinos que forman parte del séquito de su padre. También se lo conoce como Ganapati ("soberano de los gana"), Vighneśa "señor [que remueve] obstáculos" y Vināyaka "señor que remueve [obstáculos]".

Hay diferentes mitos sobre su nacimiento que explican la razón por la cual tiene cabeza de elefante. Las narraciones aparecen en los Puranas (“textos antiguos”) y las versiones coinciden en que la cabeza de Ganesha fue cortada por su padre al poco tiempo de nacer y, al ver la desolación de su esposa, Shiva prometió sustituir la cabeza del recién nacido por la del primer ser vivo que pasara por delante de la puerta (en otras versiones, por la del primer bebé que no estuviera en el regazo de su madre), por lo que resultó tener cabeza de elefante.

Leyendas de la mitología hinduista

Kali Yuga

En el hinduismo, hay cuatro épocas distintas, o yugas, y estamos actualmente viviendo en la cuarta etapa llamada Kali Yuga. Esta era comenzó en 3102 aC cuando el Señor Krishna dejó la tierra para su morada celestial después de la gran Guerra del Mahabharata y así comenzó la degeneración de la civilización humana. Los antiguos textos hindúes de Puranas caracterizaban a Kali Yuga como dominado por la avaricia, el odio, la intolerancia, la lujuria y la corrupción. En esta edad oscura, la esperanza de vida humana promedio es la más corta, que dura unos 70 años, mientras que, en la primera era de Satya Yuga, la esperanza de vida era de 4,000 años.

Shesha Naga

Shesha Naga es una serpiente cósmica que se cree que sostiene todos los planetas del universo en sus mil cabezas. Lord Vishnu, protector del universo, a menudo se representa acostado en el cuerpo de Shesha. Se dice que cada vez que se desenrolla la serpiente divina, la creación de la vida tiene lugar, pero cuando finalmente se enrolla, el mundo dejará de existir. Shesha, que significa 'el que permanece', es el único que continuará viviendo cuando todo lo demás en el universo sea aniquilado. Es por eso que Shesha también se conoce como Ananta, que se traduce en infinito.

Inicio